Descubriendo rincones gallegos en familia | Despacito por el mundo

Descubriendo rincones gallegos en familia | Despacito por el mundo

Isa, David y la pequeña Daniela, del blog Despacito por el mundo, nos cuentan cómo se enamoraron de Galicia en un viaje, que hicieron junto a toda su familia.

Os dejamos con su experiencia.

“En mayo de 2019 decidimos hacer una escapada toda la familia: padres, hermanos, tíos, primos y abuelos. La zona elegida fue la de los alrededores de Santiago de Compostela

Santiago es una ciudad que no nos cansamos de visitar. Pero es que, además, no hay que irse muy lejos de ella para descubrir pueblos encantadores, lugares con historia, miradores y la maravillosa costa.

Nuestro hogar durante 4 días

Buscábamos un alojamiento rural en el que sentirnos “como en casa”, con una ubicación que nos permitiera explorar y descubrir nuevos rincones. Todo eso y más nos brindó “Fogar do Selmo”, una casa rural a unos 25 minutos de Santiago de Compostela, en la que ocupamos sus 10 habitaciones.

Nos hicieron sentir como de la familia y hasta nos permitieron sacar cada noche nuestras guitarras y juegos de mesa como si estuviéramos en nuestro propio hogar. 

Los desayunos no tenían desperdicio. Dulce y salado, para todos los gustos, y una de las mejores tartas de Santiago que hemos probado. Además, cenamos allí todas las noches y sobran las palabras respecto a la calidad de su cocina.

Estábamos tan a gustito en la casa que cada mañana nos costaba arrancar para hacer turismo por la zona. Pero descubrimos rincones que bien merecieron cada paseo. Aquí destacamos algunos, pero de verdad que la zona merece que la recorras tú mismx.

Monasterio de San Xusto de Toxosoutos

A unos 30 minutos de Santiago y al lado del río San Xusto, se sitúa este apartado monasterio medieval. Se encuentra escondido a la izquierda de la carretera AC-543 si se llega desde Santiago. Hay que estar atentos al GPS para no pasarse el desvío.

El monasterio está en mitad de una naturaleza impresionante que incluye una cascada de agua muy de agradecer los días de calor. Antiguamente, parece que en el siglo XII, existía una ermita en este lugar. Al ir ganando importancia, se convirtió después en monasterio y llegó a tener prioratos para la administración de sus riquezas. 

Cascada de Ézaro

En una ruta por la costa entre Muros, con su bonito casco histórico, y Fisterre, del que hablaremos más adelante, nos encontramos con esta cascada, flanqueada por el entorno natural del Monte Pindo, en el municipio de Dumbría. Con una caída de unos 40 metros, es la única cascada de Europa que desemboca en el mar.

Se accede a ella por una pasarela de madera en la que, a medida que nos acercamos, se abren algunos salientes que hacen las veces de miradores desde los que tener varias perspectivas de este bonito paraje natural.

Faro de Finisterre

Continuamos el camino recorriendo la costa y descubriendo playas como la Playa de Langosteira, hasta llegar a Fisterre. Esta es una visita ineludible en una escapada a esta zona de Galicia.

El faro de Finisterre se erige como guardián de la Costa da Morte. Su luz, situada a 143 metros sobre el nivel del mar, es visible para los barcos hasta a 23 millas náuticas.

Es el faro más occidental de Europa, ubicado en el cabo conocido como fin de la tierra (finis – terrae). Desde él puede contemplarse la ría de Corcubión, así como el Centulo, causante de numerosos naufragios. Disfrutar un atardecer en este lugar es como ver a la oscuridad conquistar la Tierra entera.

A Ponte Maceira

Guiados por las recomendaciones de la familia que regenta la casa rural, fuimos en busca de uno de los pueblos más encantadores de Galicia: A Ponte Maceira, situado a escasos 20 minutos desde Santiago de Compostela.Nos enamoró nada más llegar. Luego supimos que está catalogado como uno de los pueblos más bonitos de España y no nos extraña.

Es un pueblo que emana historia. Lo primero que nos cautivó es el gran puente de piedra, construido en los s. XIII y XIV sobre los pilares de otro puente de orígenes romanos, y restaurado en el s. XVIII. Este puente divide los municipios de Ames y Negreira y se eleva sobre el río Tembra.

Además de Ponte Vella, en un paseo por las calles empedradas de este pueblo, nos encontramos con edificaciones de interés como un pazo privado de mediado el s. XX, Pazo Baladrón, la capilla de San Brais o la iglesia de Santa María de Portor, del s. XII. La presa y los antiguos molinos que se conservan completan un bonito cuadro digno de fotografiar.

Dunas de Corrubedo

El Parque Natural de las Dunas de Corrubedo se extiende a lo largo de 1000 hectáreas. Su atracción principal es la duna móvil, la más grande de Galicia. El parque cuenta también con dos lagunas: una de agua dulce y otra de agua salada. Además, es el hogar de numerosas aves. La visita discurre por una serie de senderos o pasarelas bien delimitadas.

Mirador de A Curota

No queríamos irnos de Galicia sin ver uno de sus bonitos atardeceres y este mirador, nos regaló una estampa perfecta.

En la sierra de O Barbanza se encuentra el monte que da nombre al mirador, A Curota, a casi 600 metros. Desde la cima, pudimos contemplar a vista de pájaro las rías de Muros y Noia (noroeste) y la ría de Arousa (sureste), con las características bateas (especie de barcos para mariscar) moteando el paisaje.

Un día en Santiago

No podemos dejar de hablar de la ciudad de Santiago de Compostela. No hay nada como perderse por sus calles empedradas, entrar en sus pequeñas tiendas de artesanía, quedarse embobados escuchando a un pianista dando libertad a sus manos sobre un piano de cola en plena calle u observar la alegría de los peregrinos al pisar al fin la ciudad… El ambiente de Santiago te envuelve y siempre te deja un buen sabor.

Estos son los lugares que destacamos de nuestra escapada de 4 días, pero se pueden organizar muchas más rutas para descubrir rincones desde Santiago de Compostela como el Pazo de Rivadulla (a unos 25 minutos), las Fragas do Eume (a una hora desde Santiago) o el Cañón del Sil (a menos de dos horas).

Dedico este artículo a la memoria de mi abuelo, que disfrutó como un niño de este viaje. No se lo quiso perder a pesar de que ya se estaba apagando su luz.

Estamos seguros de que Isa, David, Daniela y toda la familia lo pasaron de maravilla en esta aventura en la que, además, les dio tiempo para dedicarse plenamente a sus seres queridos. Damos las gracias a Despacito por el mundo por las recomendaciones que han compartido con nosotros en este post y os animamos a seguir acompañándolos en sus viajes a través de su blog y su canal de Instagram.

Puedes leer más artículos de nuestros colaboradores en nuestro blog y, si no quieres perderte ninguna novedad, síguenos también en Instagram: @enfamiliaporespana.

comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Quieres formar parte de este blog colaborativo?

Ir arriba