Descubriendo el Parque Natural del Cañón del Río Lobos

Descubriendo el Parque Natural del Cañón del Río Lobos

Esta semana contamos en el blog con la participación de Sergio García, uno de los responsables de La Estación del Río Lobos, antigua estación de tren reconvertida en albergue turístico.

A continuación, nos detalla todo sobre este alojamiento y las actividades que ofrece, ¡un muy buen plan para toda la familia! Te dejamos con su artículo.

La Estación del Río Lobos es el resultado de la rehabilitación de la antigua estación de ferrocarril de Hontoria del Pinar.

Hontoria del Pinar se sitúa en la zona norte del Cañón del Río Lobos, siendo el municipio que mayor terreno aporta al Parque Natural. La estación se sitúa en una zona apartada y tranquila. Desde allí se accede a pie con facilidad al Cañón, que se sitúa a apenas 300 metros.

Si bien la ruta más conocida para recorrer el Cañón es la Senda del Río (que transcurre desde Ucero a Hontoria del Pinar), se pueden realizar variantes de menos distancia para conocer el entorno.

¿Preparados para emprender el viaje? Algunos, como el explorador Cornelio, actuarán como “revisores”, acompañándoos en el camino. Otros, aparecerán en las diferentes estaciones intermedias y, gracias a ellos, los aventureros conocerán mejor la rica Fauna, Flora y Gea del Parque, dinamizando la ruta para que los viajeros disfruten de un paseo didáctico, vistoso y ameno.

Estación GEA. Jefe de Estación: EDMUNDO

Edmundo explica a los visitantes el tipo de roca del que está formado el Parque: la caliza correspondiente al periodo Cretácico (hace unos 85 millones de Años). En aquel momento, esta zona de la Península Ibérica estaba sumergida bajo el mar. Prueba de ello son los fósiles que encontramos de fauna marina.

En la actualidad, un proceso mixto de erosión-karstificación del terreno ha ido modelando el entorno. El primer proceso corresponde a la excavación directa del río Lobos y sus afluentes, que se encajan en el terreno generando un valle angosto y meandriforme, con laderas de pendientes pronunciadas, incluso prácticamente verticales. Su huella es evidente en cualquiera de los paseos que se realicen.

El otro proceso, el de karstificación, es algo más complejo. Por una reacción química, el agua disuelve lenta, pero continuamente la caliza, generando un vasto sistema de cuevas y fisuras. La zona del Cañón es famosa entre los practicantes de la Espeleología.

Edmundo se encarga de mostrar todas las herramientas necesarias para la práctica de esta disciplina deportiva e, incluso, puede organizar una visita a la Cueva de la Galiana, una cueva de nivel de dificultad bajo durante la que se pueden apreciar estalactitas, estalagmitas, columnas…

Estación FLORA. Jefa de Estación: MUSKAREA

Nadie sabe cómo llegó hasta aquí una seta gigante y encima parlante. El caso es que conoce el sustrato del Cañón como nadie, así como todo lo que allí crece.

El tipo de vegetación del parque viene condicionado por el terreno. En la parte alta del Cañón, donde se presentan las condiciones meteorológicas más duras, se pueden encontrar sabinas y enebros dispersas. También aparecen algunos pinos y robles, pero de un modo más testimonial.

En la zona de laderas, es más frecuente encontrar precisamente pinos y robles, que a veces crecen de un modo asombroso entre fisuras de la roca. Y, por último, en la zona del lecho del río se pueden encontrar árboles de hoja caduca típicos de vegetación de ribera como chopos, fresnos y sauces.

Ya sabemos que los hongos no son ni animales ni plantas, pero como no se mueven, Muskarea también habla sobre ellos. El otoño es la época del año más apropiada para las actividades micológicas, pero la primavera también reserva algunas sorpresas.

Estación FAUNA. Jefe de Estación: URRACO

Conviene que el viaje transcurra con el mayor silencio posible, así seguro que los visitantes podrán ver con mayor facilidad a los animales que aquí habitan. Con silencio y discreción los observa Urraco, amante de las aves.

Y es que el animal más conocido del Cañón del Río Lobos es, sin duda, el Buitre Leonado, que está establecido en colonias por toda la región. Los recovecos de la roca sirven de nido, donde encuentran unas condiciones idóneas para la cría de sus polluelos. Su vuelo es majestuoso y consigue hipnotizar a todo el que lo admira con sus amplios círculos en el aire. En tierra, su silueta recorta las cumbres del Parque mimetizándose como un saliente más, impertérrito a la espera de una presa.

Hay otras aves rapaces, pero son más difíciles de observar: el alimoche, el buitre negro, las azores, las águilas perdiceras…

Los mamíferos son muy abundantes, aunque también esquivos, como los corzos y los jabalíes. Y, aunque el agua no es su elemento favorito, Urraco no puede olvidarse de la nutria, un animal de gran belleza que habita en el río.

Estación HOMO SAPIENS. Jefa de Estación: SABINA

Hontoria del Pinar es uno de los municipios que se sitúa alrededor el Parque Natural. La especia humana vive de la explotación de los recursos que le rodean, y en un entorno natural como este, es fundamental la utilización inteligente y sostenible de esos recursos. Sabina sabe mucho de eso.

Los suelos del Cañón no son los más apropiados para la agricultura, siendo otros sectores los que están desarrollados y la industria maderera la más importante. Por eso, desde la carretera se observan varios aserraderos en la llegada a Hontoria del Pinar.

De hecho, el propio apellido del nombre delata su importancia, aunque es en la zona norte del municipio, alejado por tanto del Cañón, donde se sitúan las zonas de mayor concentración pinícola.

Durante el viaje se podrán encontrar, además, evidencias de otro valioso recurso que aportan los pinos: la extracción de resina. No hace tanto tiempo que este recurso generaba muchos puestos de trabajo en el lugar y aún hoy hay unos cuantos vecinos, como Sabina, que se dedican a la extracción. Por último, hay otros sectores como la ganadería, la apicultura y la micología.

El edificio del Albergue de la Estación del Río Lobos sirve de punto de partida en el viaje, pero también de retorno. Una vez allí, se pueden repasar los conceptos aprendidos completando, entre todos, un cuaderno de ruta, mediante una divertida dinámica de grupo.

Si, tras la aventura y después de reponer fuerzas, queda algo de tiempo, se pueden planificar gymkhanas, visitas a instalaciones apícolas, paseos a caballo y un sinfín de actividades en familia.

Y, si después de la aventura del día se desea descansar, las instalaciones del albergue cuentan con capacidad para 22 personas y con una casa rural para 6 personas.

Para más información: www.laestaciondelriolobos.com

comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Quieres formar parte de este blog colaborativo?

Ir arriba