Madrid, dime por dónde vas y te diré de quién eres… | El mundo en mis pies

Madrid, dime por dónde vas y te diré de quién eres… | El mundo en mis pies

Hoy tenemos el placer de recibir como invitados a Alberto, Natalia y Sia, del blog «El mundo en mis pies». Esta familia viajera, que está a punto de sumar un miembro más, vive en Madrid y tiene como meta dar la vuelta al mundo. De momento, empezamos con ellos un recorrido por nuestra capital, en el que podremos pasear por las zonas más emblemáticas y por otros lugares que merece mucho la pena conocer. ¡Te dejamos con ellos!

Bajo el refranero español, nos ponemos a escribir este ansioso post sobre la capital de España, Madrid. Y es que allá por donde quieras pisar, donde quieras esconderte o donde te quieras dirigir, tiene 21 distritos.

Cada uno de su madre y de su padre, con su historia, sus olores, sus colores en las fachadas y su ambiente tan distinguido. Pero quizá siempre nos detenemos en el más famoso y locuaz: el centro.

¿Quién no conoce la famosa Plaza Mayor, Sol o la mítica Gran Vía? Pero, debemos pararnos un mini segundo en ese paseo para hablaros primeramente de los distritos más usuales para los madrileños; donde nos gusta realmente hacer la vida social (que está casi siempre muy alejada de la zona cero), y sobre todo donde también se llena de alegría, colores y naturaleza.

Pongamos que hablamos de Fuencarral-El Pardo (y seguro que muchos lo confundís con la diversa y alargada calle del centro), pero su barrio engloba un maravilloso Palacio Real de El Pardo o la Zarzuela (residencia actual de Felipe VI). Por él se pueden hacer deportes de aventuras debido a su gran extensión. 

Y, sin irnos muy lejos, encontramos Chamartín, el epicentro financiero de la ciudad, muy emblemático con sus torres Kio o las famosas 4 torres que actualmente están siendo aumentadas y albergan numerosas empresas.

¿Qué hay del distrito de La Latina? Y claro, seguro que os volvéis a confundir, ¡porque La Latina es una famosísima calle del centro al que todo madrileño o turista le fascina ir de vinos o el jueves noche! Este barrio es uno de los más frecuentados en el puente de San Isidro. Allí hay una gran pradera y se celebran siempre las fiestas patronales. Nos encanta juntarnos, comernos una tortilla en modo picnic y estar en la feria con todos los chulapos y chulapas. ¡Ey! ¡No se te olvide tomarte unos entresijos en los puestos! No me cabe duda que nadie se va de la feria sin su bocata o su mini de calimocho.

Podríamos seguir haciendo este recorrido histórico, pero no vamos a profundizar más allá que el paseo por el centro. Tan agradable y lleno de vida… Seguro que a todos después de este gran confinamiento nos apetece un poco de jaleo, terraceo o… ¡Visitar Madrid! Para llenarnos de vida y de alegría. Nosotros estamos sumamente ansiosos por coger el primer metro y plantarnos en la Puerta del Sol para pasar un día maravilloso. ¿Te apuntas? Pues… Toma nota, ¡que vamos hacer un recorrido extraordinario!

El mejor momento del día para visitar la ciudad es, sin duda, por la mañana. La gente se vuelve loca en el transporte público, entra a los bares a desayunar o simplemente cogemos un café para llevar (algo muy americano, pero es que en Madrid somos muy “chulos/as” y podemos hacer lo que sea). 

El movimiento por el centro y el agobio de gente ya se palpita desde las 7 de la mañana en las carreteras o líneas ferroviarias. Es un ambiente muy distinguido que a no todos les suele gustar.

Nos bajaremos en la parada de metro de Callao, por ejemplo, para vivir un poco las mañanas madrileñas y ese trasiego de nervios de primera hora. Hoy nos tomaremos un desayuno increíble en el barrio de Malasaña. Está en el centro… Pero se trata de recorrer un Madrid diferente al que estamos acostumbrados. 

La Bicicleta Café es un sitio de mucho rollo y estilo hipster. En realidad, todo es muy cool y de mucho ambiente por este barrio. Los edificios son de mediana altura, muy de la época neoclásica, con mini balconcitos y mucho street art. Un dato curioso para ir con niños es que les encantará descubrir de qué están pintadas o minimizadas las señales de tráfico en este admirado barrio. Les encantará y se divertirán muchísimo. Son de lo más animadas y graciosas. Tomaos un gran desayuno y no os vayáis sin probar sus increíbles tostadas de aguacate.

Paseando y perdiéndonos por aquí nos iremos hasta la calle Palma. Aquí hay una tienda que se llama “Tompai”, que es brutalmente conocida en Instagram gracias a su decoración en la fachada: unos enormes ojos de la suerte sobre un fondo azul turquesa. Sinceramente, es una de las paredes más fotografiadas y que muchos turistas la buscan a sol y sombra. ¿Por qué no hacerse una foto?

Si continuamos nuestra andadura por la calle, justo de manera paralela nos topamos con la calle Fuencarral. Es larga e inmensa, llena de tráfico, gente y muchas tiendas y restaurantes. Empieza desde Gran Vía y acaba en la Glorieta de Bilbao: ¡un enorme paseo! 

Por la zona del barrio de Bilbao hay unos sitios de locura para comer, como “La Sandwicherie”, que ofrece un menú por unos 11 euros de bocatas de autor y patatas trufadas. ¡Eso sí! El local es pequeñito y suele estar muy frecuentado. También encontramos “Perrachica”, otro de mis restaurantes a la carta ideales para disfrutar de un ambiente colonial con comida extraordinaria que mezcla sabores típicos españoles con mucha innovación.

Las recomendaciones siempre son bienvenidas, pero me gustaría que el paseo lo dierais hacia la Gran Vía, parándonos antes de comer en el magnífico Museo de Historia de Madrid. Su fachada es una maravilla de ser admirada, lo ocupa el edificio del Real Hospicio de San Fernando del siglo XVIII y es de estilo barroco. Ese color rosáceo en las fachadas es muy típico en el centro. En su interior alberga pinturas increíbles sobre la historia de Madrid y, lo más importante: ¡su entrada es gratuita!

Bajaremos hasta la Plaza de Sol, cruzando Gran Vía, bajando por la calle Montera y girando en el edificio de Apple de la Plaza de Sol a la izquierda. Empezaremos nuestra ruta por el animado barrio de Huertas. Al ser la hora de comer seguro que ya está con ambiente y jaleo. Sus terrazas toman color y se escucha el bullicio de la gente, esperando para entrar a comer o tomando el aperitivo. Es un barrio que me atrae y fascina mucho por su proximidad al Km 0 y porque también de jóvenes hemos salido mucho por allí. Tiene una vida nocturna increíble, con locales geniales y música actual. 

Sin ir más lejos, os llevaremos a comer a “Inclán brutal bar”. Está metido y escondido en una callecita, como los autores de la generación del ‘27 o del ‘98, que se escondían para dar a conocer sus obras más críticas o confabulaban a través de sus palabrerías. ¡Qué épocas! (Honestamente, comer aquí necesita cita previa, porque siempre se llena). Tienen un menú por unos 13 euros que es de admirar. Rico, casero y muy mediterráneo, con bebida, pan, postre, primero y segundo. Además, el sitio es un encanto, la gente maravillosa y tienen una mini librería al principio para poder relajarse y sumergirse en la lectura de los relatos antiguos marcados por una época de guerras.

¿Nos hemos quedado con la barriga llena? ¡Vamos a bajarla dando un enorme paseo por la histórica y preciada Plaza Mayor! Después, nos iremos a visitar (aunque ya la conozcamos), pero es que la plaza de Oriente se llena de tanto ambiente por las tardes y pasear por los jardines de Sabatini a los pies del palacio… Dan un toque muy madrileño y reconfortante. 

¿Os apetece conocer un lugar muy cool y diferente para haceros una foto? Tenéis que seguir recto hasta cruzar el famosísimo Puente de Segovia, construido en los años 30 para salvar el desnivel de la calle Segovia. Es increíble y sumamente alto. Como curiosidad:  ¿sabéis que lo llaman el “puente de los suicidas”? Resultó ser un punto bastante atractivo en la época para la gente que se quería suicidar. Por esta razón, acabaron poniendo las actuales vallas transparentes. 

Una vez que lo cruzamos, giramos de inmediato al parque que está a nuestra derecha. Es el parque de “Las Vistillas” uno de los más conocidos por los locales, pero nada turístico. A lo lejos, podremos apreciar una panorámica diferente sobre el Palacio Real y la Catedral de La Almudena, junto con la frondosidad de su vegetación. Este sitio nos encanta, tiene mucha paz, y si bajas las grandes caminatas podrás pasear por debajo del viaducto y llegar andando a la conocidísima “Latina”, llena de bares para tomarse algo refrescante o unas tapas increíbles como tentempié de cena. El sitio que más nos gusta, sin duda, es “La Buha”. Si estáis en familia o con amigos haciendo este recorrido, tenéis que parar aquí para comer cualquiera de las monumentales tortillas de patatas rellenas. Son famosas y deliciosas y cuestan unos 12 euros. Eso sí, si te comes más de un cuarto… ¡Eres un campeón!

Y aquí concluye nuestro auténtico paseo por el centro, combinando rincones nuevos, anécdotas y alguna que otra sorpresa fotográfica para las redes sociales.

Muchísimas gracias, familia, por colaborar en este blog que, poco a poco, se va llenando de rutas, reflexiones y descubrimientos que todos tenemos muchas ganas de conocer. Puedes seguir sus pasos, además de en su blog, en sus canales de Instagram, Pinterest y YouTube.

¡Os esperamos de nuevo por aquí en unos días! Mientras tanto, nos seguimos virtualmente en nuestro canal de Instagram @enfamiliaporespana.

comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Quieres formar parte de este blog colaborativo?

Ir arriba