Tenerife: isla tropical, destino nacional | Ligrones en ruta

Tenerife: isla tropical, destino nacional | Ligrones en ruta

Hoy Carla de Ligrones en ruta nos trae un post muy especial sobre su lugar de origen: Tenerife, una isla que a muchos nos queda por descubrir a fondo y que merece, al menos, una visita en la vida. ¡No pierdas detalle!

«¡Qué suerte vivir aquí!»

Es la frase de una reconocida marca de cerveza canaria, frase integrada en el vocabulario de cualquier residente en la isla de Tenerife. Porque una isla en medio del Atlántico con clima subtropical, playas con arenas de colores del blanco al negro, bosques milenarios de laurisilva, pinares en las cumbres y, más arriba todavía, el paisaje que te dejará con la boca abierta, la extensión abrupta que te recuerda el origen volcánico del archipiélago, sí, es una suerte de paraíso.

A una distancia decente de la península y con conexiones aéreas que van volviendo a la nueva normalidad es un destino visitado por más europeos que españoles. Y hoy vengo a hacer que te preguntes: ¿Por qué nunca he ido a Tenerife?

Me llamo Carla y soy Canaria, Tinerfeña y Lagunera. Nací, crecí y viví en la isla y es mi lugar al que volver, el origen, aunque la mayoría de mis amigos estén ya repartidos por el mundo, y te voy a contar porqué.

Aunque muchos vienen por la garantía de sol, sobre todo los europeos del norte, con la imagen en la cabeza de playas y palmeras, algunos otros conocen la red de senderos inmensa que recorre la isla, desde la costa a nivel del mar, como la que hay en Güimar, que rodea el pequeño volcán de la montaña del Socorro, o a nivel de acantilado como la Fortaleza de Masca en el Noreste de la Isla, desde donde se puede observar al otro lado del barranco el Ojo del acantilado de los Gigantes.

Senderos por bosques de duendes en las zonas de laurisilva de Anaga, Teno y Agua García y también por los pinares del monte de La Esperanza. Y aunque el Parque Nacional del Teide es también de obligada visita, hay muchas formas de acercarse al gran volcán: el padre Teide, como decimos. Maneras de descubrirlo, de deslumbrarse con su vista al atardecer desde los charquitos de la costa norte, las playas del Sur o justo mirándolo de frente en su propia caldera en Las Cañadas.

Otra cosa que debes saber es que en Tenerife hay playas, sí, pero los charquitos y piscinas naturales será lo más exótico que encuentres. Caminar por callados, sin enriscarse o caerse ya es cuestión de práctica, pero hasta el más entrenado acabará con el culo mojado, aunque no hay nada que un bañito a esta latitud no arregle. Además, luego terminarás con un pescadito en la cofradía y ya no habrá quien supere el día. Salvo cuando vayas al guachinche que te recomiende tu colega canario, claro.

Tenerife es un lugar de deportes al aire libre, desde el cielo en parapente para aterrizar en la playa del Puerto de la Cruz, hasta debajo del agua con el regulador en la boca y las aletas en los pies para ver tortugas, barcos hundidos o acantilados submarinos.

Senderismo, escalada y bicicleta, volley playa, surf en todas sus versiones, aunque los locales del norte y sus riscos le dan más al body board. Descenso de barrancos y, por supuesto, subir al Teide a pie una vez en tu vida, al menos. Desde el pico verás el amanecer más alto de toda España y, si tienes suerte, casi todas las islas Canarias y puede que el rayo verde.

El alojamiento en la isla también podrá ser muy variado y también marcará el estilo de tu visita, como en cada viaje. Desde el resort con pulserita del que no querrás salir, salvo para las visitas básicas a las que te llevarán en un gran autobús, hasta la casita rural más encantadora que podrías imaginar.

Recomiendo alquilar un coche, porque hará más cómoda la visita y te facilitará la entrada a los pueblos pequeños que salpican toda la isla y que te maravillarán.

Por esto tampoco puedo dejar de sugerir el formato de moda, la furgoneta. Canarias es el lugar de España en el que más densidad de furgonetas he visto y como furgonetera de más de 10 años, ¡me fijo mucho! En furgo no solo tendrás la movilidad para llegar al pueblo más alto y perdido, sino que además podrás acostarte viendo la puesta de sol sobre el mar desde lugares increíbles. Así lo hemos hecho mi familia y yo durante muchos años.

Ahora, después de 2 años como familia viajera nómada en furgo, hemos vuelto a nuestro origen y además tenemos algo que contarte: si este verano quieres viajar por España en familia y te interesa añadir a la ecuación isla tropical y camper, esto te va a interesar y mucho: Familias en Convoy.

De cualquier forma, no dejes de visitar las Canarias, siete islas maravillosas, cuatro Parques Nacionales, siete parques naturales. Siete islas diferentes y parecidas que te harán preguntarte cómo es que viajaste al otro lado del mundo y no habías venido aquí todavía. ¡Te esperamos!

Gracias, Carla, por volver a enseñarnos que no tenemos que irnos tan lejos para visitar un auténtico paraíso como las Islas Canarias. ¿Quién se apunta esta temporada?

Puedes seguir a Carla, David, Roberto y Greta, la familia detrás de Ligrones en ruta. Puedes seguirles en su blog o en su canal de Instagram @ligronesenruta.

Si quieres estar al día de todas nuestras novedades, te esperamos en Instagram: @enfamiliaporespana.

comparte este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Quieres formar parte de este blog colaborativo?

Ir arriba